Conéctese con nosotros

Ciencia & Tech

Innovación peruana: transformando cáscaras de coco en soluciones para el agua

Publicado

el

Síguenos en Google News

Aldo Galli, creador de Cocarbon, se destaca en los premios MIT por su ingeniosa iniciativa que utiliza cáscaras de coco para mejorar la calidad del agua.

Aldo Galli, un emprendedor peruano de 30 años, ha sido reconocido por el MIT Technology Review en español por su contribución innovadora al campo del tratamiento del agua. Su empresa, Cocarbon, ha encontrado una manera única y sostenible de aprovechar las cáscaras de coco para mejorar la filtración y purificación del agua, un logro que le valió el premio Innovators Under 35 LATAM 2023.

Galli, administrador de empresas, identificó en la cáscara de coco una materia prima eficiente y respetuosa con el medio ambiente para la producción de carbón activado. Este residuo agrícola se convierte en carbón vegetal y se activa, ya sea química o físicamente, aumentando su porosidad y, por ende, su capacidad de adsorción.

El carbón activado resultante tiene la capacidad de atrapar diversos compuestos contaminantes, desde virus y bacterias hasta algas y pesticidas, siendo utilizado para purificar agua y filtrar gases emitidos por fábricas y refinerías.

El descubrimiento de Galli tuvo lugar en 2017 durante un viaje a la selva peruana, donde observó montones de polvo negro provenientes de fábricas de coco. Este hallazgo llevó a la creación de Cocarbon, una empresa que busca no solo innovar en el campo de la purificación del agua sino también impactar positivamente en las comunidades locales.

La materia prima utilizada por Cocarbon, los residuos agrícolas, demuestra ser más sostenible que las alternativas convencionales, como la madera y el carbón mineral. La empresa ha establecido una cadena de suministro local, reduciendo el impacto ambiental, generando empleo y aprovechando los recursos locales.

Con una planta ya operativa en la selva amazónica, Galli planea expandirse a otras regiones del país y diversificar el uso de desechos locales, como los de aceitunas, cacao y café, como materias primas. El objetivo principal de Cocarbon es establecer una industria sostenible de carbón activado en Perú.

El proceso de producción de carbón activado implica dos fases: carbonización y activación. La cáscara de coco triturada se carboniza en un horno rotatorio, y luego se activa calentándola a temperaturas extremas para ensanchar los poros, permitiendo la captura de contaminantes.

Con esta solución práctica, económica, circular y respetuosa con el medio ambiente, Aldo Galli busca democratizar el acceso al agua potable en Perú, demostrando que la innovación puede surgir de recursos aparentemente simples, como las cáscaras de coco.

Prensa Salmón

Medio digital sobre negocios, empresa, economía, finanzas, ciencia, tecnología y estilo de vida.

Más Vistos