Conéctese con nosotros

Actualidad

La Pituca, el tubérculo peruano que busca conquistar paladares globales

Este tubérculo silvestre, considerado casi una mala hierba en la selva peruana, emerge como un superalimento versátil y nutricionalmente valioso que podría ganarse un lugar en la escena culinaria mundial.

Publicado

el

Síguenos en Google News

En las profundidades de la selva peruana, la pituca, un tubérculo silvestre, ha sido redescubierto y aclamado por su potencial culinario y beneficios nutricionales. Aunque ha sido considerado casi como una mala hierba en la región, un joven investigador, Miguel Ángel García Cisneros, está trabajando arduamente para transformar la percepción de este tubérculo, impulsar su producción y empoderar a los agricultores locales.

Nacido en el departamento andino de Ayacucho y criado entre los campos donde la pituca crece en la selva del Vraem (Valles de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro), García, un ganador de la beca de estudios Pronabec, ha llevado este tubérculo a la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga para investigar sus posibilidades.

«En la selva, este tubérculo lo consumen en reemplazo de la papa. Mi madre lo ha empleado en el desayuno, en el almuerzo, en la cena, pero prácticamente lo utilizan para autoconsumo», explica García, destacando su versatilidad.

La pituca, de aspecto redondeado o alargado, es resistente y blanca por dentro, pudiendo presentar motas moradas. García destaca que este tubérculo no requiere agroquímicos y ofrece un alto contenido de proteínas, calcio, hierro y vitamina C, lo que lo convierte en un recurso beneficioso para la salud y la soberanía alimentaria.

Investigaciones en laboratorio universitario han llevado a la creación de panes franceses que sustituyen un 30 % de harina de trigo por pituca, reduciendo la grasa y aumentando la proteína. También se ha incorporado en el pan andino y están explorando fórmulas para hacer pasta sin gluten, adecuada para celíacos.

García destaca que la pituca puede hervirse o freírse como la papa, pero busca agregar valor a este producto local.

Empoderamiento y Exportación

El investigador no solo busca elevar la percepción de la pituca, sino también empoderar a los agricultores locales, especialmente a las mujeres del Vraem. «Queremos empoderarlas a ellas para que puedan tener un ingreso adicional», afirma García, señalando que son ellas quienes han cultivado la pituca para el autoconsumo de las familias.

Desde la universidad, se están brindando capacitaciones a asociaciones de agricultores en Ayacucho para fomentar la producción y explorar oportunidades de exportación. La pituca, que ha demostrado crecer en diversas condiciones, podría tener mercados en Asia, Europa y Estados Unidos.

García enfatiza que, más allá de ser solo una «mala hierba», la pituca tiene el potencial de convertirse en una sensación culinaria global, y Perú, con su rica diversidad agrícola, busca ahora presentar al mundo esta joya amazónica.

FUENTE: AGENCIA EFE

Redacción Salmón

Más Vistos