Conéctese con nosotros

Sostenibilidad

Estudio revela un notable 56 % de superficie oceánica con tonos verdes emergentes

Publicado

el

Síguenos en Google News

Investigación liderada por la NASA y el Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido revela cambios en el color del océano y sus implicaciones en los ecosistemas marinos.

El vasto escenario de nuestros océanos está en medio de una transformación visual, con un sorprendente 56 % de su extensión global mostrando tonalidades más verdes en las últimas dos décadas, según un estudio dirigido por el científico principal del Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido, B. B. Cael.

Este fenómeno, capturado por el Espectrorradiómetro de Imágenes de Resolución Moderada (MODIS) a bordo del satélite Aqua de la NASA, revela cambios significativos en los ecosistemas marinos y sugiere adaptaciones importantes en la red alimentaria acuática.

Más allá de su atractivo estético, el cambio en el color del océano tiene profundas implicaciones para las comunidades de fitoplancton, diminutos organismos que desempeñan un papel esencial en la fotosíntesis y son fundamentales para el ciclo del carbono y la cadena alimentaria acuática. La investigación se centró en áreas tropicales y subtropicales, excluyendo las latitudes más altas y las aguas costeras para obtener datos más precisos.

Este estudio, que se extendió a lo largo de dos décadas, superando la vida útil originalmente prevista para el satélite Aqua de la NASA, reveló que el cambio en el color del océano está en línea con las predicciones climáticas a largo plazo. A diferencia de las estimaciones anteriores basadas en la clorofila, el nuevo método incorpora toda la gama de colores, brindando resultados más sólidos en un período más corto.

B. B. Cael subrayó que, aunque las causas exactas de esta transformación aún son difíciles de determinar, se sospecha que están vinculadas a adaptaciones en la composición del fitoplancton y la presencia de partículas orgánicas en el agua. Además, señaló que la estratificación del océano, derivada de la absorción de calor en las aguas superficiales, podría contribuir a estos cambios.

Este descubrimiento, más allá de su impacto visual, subraya la necesidad de comprender mejor las transformaciones en los ecosistemas oceánicos y su conexión con el cambio climático. Destaca la importancia de monitorear continuamente la salud de nuestros océanos en un contexto de creciente conciencia ambiental.

Redacción Salmón

Más Vistos