Conéctese con nosotros

Actualidad

Giro judicial en el ‘Caso Mamanivideos’: Kenji Fujimori fue condenado, pero no irá a prisión

Foto: Andina.

Publicado

el

Síguenos en Google News

La fiscalía busca una condena más severa para Kenji, solicitando 6 años y 6 meses de cárcel por tráfico de influencias simulado agravado, y otros 5 años y 6 meses por el delito de cohecho activo genérico en agravio del Estado.

En una decisión que ha sacudido los cimientos políticos y judiciales del país, la Corte Suprema del Poder Judicial (PJ) ha ratificado la condena contra Kenji Fujimori Higuchi a cuatro años y 6 meses de prisión por el delito de tráfico de influencias real agravado en el controvertido «Caso Mamanivideos». Sin embargo, lo que podría haber sido el inicio de una reclusión, se convierte en un giro inesperado, ya que la Corte ha dispuesto la suspensión de su pena, evitando así su ingreso a prisión.

Este veredicto llega apenas un mes después de que el Tribunal Constitucional (TC) liberara a su padre, Alberto Fujimori, generando un escenario en el que ambos miembros de la familia Fujimori enfrentan situaciones legales, pero con destinos divergentes.

La condena de Kenji Fujimori se enmarca en un complejo entramado de acusaciones que involucran a figuras clave como los excongresistas Guillermos Bocángel y Bienvenido Ramírez, así como el exasesor parlamentario Alexei Toledo. Mientras que Kenji ve suspendida su pena, los dos primeros reciben sentencias de 4 años y 6 meses de cárcel efectiva, y al tercero se le impone una pena suspendida de igual duración.

La fiscalía, por su parte, busca una condena más severa para Kenji, solicitando 6 años y 6 meses de cárcel por tráfico de influencias simulado agravado, y otros 5 años y 6 meses por el delito de cohecho activo genérico en agravio del Estado. Además, la Procuraduría Anticorrupción busca elevar la indemnización de S/500,000.00 a S/1′000,000 de manera solidaria por parte de los acusados.

El «Caso Mamanivideos» y la disputa familiar

El Caso Mamanivideos se remonta a mediados de 2017, cuando el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynki enfrentaba acusaciones vinculadas a Odebrecht. Simultáneamente, la rivalidad entre los hermanos Keiko y Kenji Fujimori llegaba a su punto álgido, culminando con la decisión del menor de abandonar Fuerza Popular para fundar su propia agrupación congresal, autodenominada «Los Avengers».

Kenji, ya alejado de su antigua bancada, expresó su deseo de obtener el indulto para su padre, Alberto Fujimori, que había sido negado en repetidas ocasiones. Este episodio desencadenó una serie de eventos que llevaron a la presentación de la primera moción de vacancia contra Kuczynki por parte de Fuerza Popular, marcando un hito el 21 de diciembre de 2017.

El 24 de diciembre, Kuczynki emitió el indulto humanitario a Alberto Fujimori, quien se encontraba en una clínica. Sin embargo, este beneficio fue revocado 100 días después, y el exmandatario regresó a prisión para cumplir su condena de 25 años por los casos Barrios Altos y La Cantuta.

La saga continuó en marzo de 2018, cuando Fuerza Popular, respaldada por otros partidos de oposición, presentó una segunda moción de vacancia contra Kuczynki, contribuyendo al colapso del gobierno con la publicación de los infames «Mamanivideos».

El intrigante pacto político

En abril de 2018, el Ministerio Público inició una investigación que sugería que Kenji Fujimori, junto a Bocángel, Ramírez y Toledo, habrían ofrecido interceder ante el Ejecutivo para asegurar presupuesto a parlamentarios que votaran en contra de la vacancia de Kuczynki. La hipótesis central era que este acuerdo incluía la retención de un porcentaje de dicho presupuesto.

La fiscalía sostiene que el indulto otorgado a Alberto Fujimori por Kuczynki fue resultado de este pacto ilícito. Además, alega que Kenji intentó comprar votos para mantener el indulto de su padre, priorizando intereses personales sobre el bienestar del país.

Aunque el Tribunal Constitucional validó el indulto por segunda vez, la fiscalía argumenta que esto no disipa la sospecha de un acuerdo indebido entre los votos que evitaron la vacancia de Kuczynki y el indulto humanitario.

Cuestionamientos y desafíos legales

Las defensas de los acusados han cuestionado la validez de los materiales probatorios, señalando posibles adulteraciones, cortes y ediciones en los videos y audios que iniciaron el caso. También han resaltado las contradicciones del principal testigo, Moisés Mamani, quien no habría entregado las grabaciones originales.

El «Caso Mamanivideos» continúa siendo un intrigante episodio en la historia política del país, donde las disputas familiares, los juegos políticos y las acusaciones de corrupción se entrelazan en un enigma judicial que aún no ha revelado todos sus secretos. La suspensión de la pena para Kenji Fujimori plantea nuevas incógnitas sobre el futuro de este caso que ha mantenido en vilo a la opinión pública.

Redacción Salmón

Siga Leyendo
Comentarios

Más Vistos